Teorías y rumores (ii)

Fachada del Parlamento de Cataluña (foto: Wikipedia).

A finales de julio, Josep Martí Blanch publicó en El Periódico un muy aludido artículo titulado El otoño catalán en el que detallaba algunos supuestos planes del independentismo para el 2-O1.

El otoño catalán hacía referencia, claro está, a La Primavera Árabe, ya que, según Martí Blanch, eso es lo que se vivirá en Cataluña dentro de unas cuantas semanas. En resumen, el autor explicaba que el Govern de la Generalitat ya trabaja con la idea de que el referéndum no se podrá celebrar y, por tanto, ha diseñado un plan de respuesta que consistiría en encerrarse junto a todos los diputados afines en el Parlament y llamar a los catalanes independentistas a rodear indefinidamente la cámara catalana, en un acto de movilización popular comparable al de la plaza Tahrir de El Cairo.

Las consecuencias serían obvias: impactantes imágenes televisivas de decenas de miles de personas (“el pueblo de Cataluña”) durmiendo al raso para apoyar a los líderes independentistas en su épica defensa del último baluarte de las libertades de Cataluña. Imágenes que, llegadas a los medios internacionales, abochornarían al gobierno español hasta el punto de obligarle a negociar una salida al conflicto catalán.

Si incluyo este supuesto plan B en esta sección del blog es por su apocalíptica grandiosidad, ambiciosa hasta el punto de parecerme irrealizable. El independentismo social responde muy bien a llamadas puntuales a la manifestación, pero no me parece que esté dispuesto (ni preparado) para una movilización de envergadura pre-revolucionaria como la que prepara este plan. El cesado conseller Jordi Baiget declaró (en la entrevista que le costó el puesto) que “pensar que alcanzaremos un grado de movilizaciones mayoritarias y permanentes es no conocer el país”2. Y el periodista Albert Soler, en el Diari de Girona, lo clavó cuando escribió: “No es que los catalanes seamos más cobardes ni más tacaños que otros pueblos que han ganado revoluciones. Es que, sencillamente, vivimos bien. Una revolución puede triunfar si la mayoría del pueblo vive bajo mínimos”3.

Pensemos que el 1-O cae en domingo y que al día siguiente habrá que ir a trabajar.

1 http://www.elperiodico.com/es/opinion/20170620/otono-catalan-estrategia-proceso-soberanista-articulo-josep-marti-blanch-6117609
2 http://www.elpuntavui.cat/politica/article/17-politica/1184483-anar-a-preso-ho-aguantaria-pero-no-que-vagin-contra-el-patrimoni.html
3 http://www.diaridegirona.cat/opinio/2017/01/03/anirem-dormir/821972.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*